El PAN está llamado a contener a Morena, pero lo veo distraído en dinámicas internas, dice Madero

Tomado de: SinEmbargo
Por Linaloe R. Flores
  • Durante la pasada campaña fue el gran opositor del proyecto de Gobierno de Andrés Manuel López Obrador. Hoy es Senador electo por primera mayoría y sostiene que su llamado es ejercer la crítica del nuevo régimen en aras de cierto contrapeso. Porque Gustavo Enrique Madero Muñoz, sobrino nieto del prócer Francisco I. Madero, vuelve a decir que con el triunfo apabullante de AMLO de la Presidencia de la República y su partido, Morena, en el Congreso de la Unión, la democracia mexicana giró el reloj 30 años hacia atrás. Con tono de lamento, pero firme, ve varios escenarios de catástrofe en esta concentración del poder. “Morena es el nuevo PRI”, repite sin tapujos. Y ese “autoritarismo presidencialista y populista” tendrá un “costo-país terrible”.
  • “Preocupado” y “triste” son dos palabras que usa para describir su ánimo político en esta entrevista con SinEmbargo. El PAN, el partido que presidió de 2010 a 2015, no sólo perdió las elecciones; sino que ha triunfado un proyecto que para el Legislador está bajo fachadas. Advierte: “La cuarta transformación nacional en realidad, puede esconder un proyecto restauratorio de algo que en México ya vivimos y del que nos costó mucho trabajo salir, que fue la hegemonía del PRI”.
  • En el PAN, dice, ve que los que están asomándose para la dirigencia son los alfiles de quien está aspirando a ser candidato a la Presidencia en 2024 “y eso es una estupidez el darle desde ahorita, matar al PAN, dedicarlo a un proyecto particular es justo no entender el reto, la dimensión, el compromiso que debemos tener en este momento tirando más a los ciudadanos que a nosotros mismos”.

Ciudad de México.- Es uno de los políticos que ha mostrado mayor preocupación por el nuevo Gobierno de Andrés Manuel López Obrador que iniciará el próximo 1 de diciembre. En su visión se avecinan algunos escenarios de catástrofe. Por eso, Gustavo Enrique Madero Muñoz –el nieto de Evaristo Madero González, hermano menor de Francisco I. Madero–, aspira a ejercer una oposición férrea en la presente Legislatura. En su despacho del Senado de la República, desgrana sus preocupaciones en entrevista con este medio digital. Es posible hacer un resumen de todas ellas: “[El nuevo Gobierno] es un regresar el reloj de la historia de la transición 20, 30 o más años. Y el costo-país será terrible”.

A la llamada cuarta transformación –este presente político que el mismo AMLO bautizó así para compararlo con etapas históricas clave– la asemeja con una novela negra, detectivesca, en la que siempre habrá que preguntarse quién será el último beneficiado. Admite que será Quijote (un idealista que batalla frente a gigantes), pero sostiene que no está ni estará solo en esa oposición que piensa sostener frente a la figura del Presidente encarnada por Andrés Manuel López Obrador, así como la mayoría de su partido –Morena– en el Congreso. En este panorama, ve una vuelta al presidencialismo autoritario vertical, corrupto y centralista que significó durante ocho décadas el Partido Revolucionario Institucional.Pero si Morena es el nuevo PRI, ¿qué es entonces el Partido Acción Nacional(PAN)? Quien dirigiera a ese partido de 2010 a 2015, expresa que el blanquiazul está llamado a reconstruirse para tener la capacidad de ser detractor de “ese autoritarismo presidencialista y populista” que representa el nuevo Gobierno que iniciará funciones el próximo 1 de diciembre. Se abstiene de decir quién debe dirigirlo. Y sobre calderonistas y anayistas, indica que “todos” están llamados a la reconciliación dados los tiempos.


–Senador, ¿qué le preocupa del nuevo Gobierno?–Me preocupa que bajo la fachada de una cuarta transformación se encuentre disfrazado un proyecto político restauratorio de algo que en México ya vivimos y del que nos costó mucho trabajo salir que fue la hegemonía del PRI. Su contenido, inspirado en el nacionalismo revolucionario, fue el que aglutinó y cimentó todo el sistema político mexicano pero en realidad era un presidencialismo autoritario vertical, corrupto y centralista. Y eso me preocupa porque la transición democrática en México nos ha costado mucho. Ha sido muy lenta, muy lerda, muy costosa, ineficaz, y si bien hemos avanzado no a la velocidad y profundidad que otros países lo han hecho, países que ya están en dilemas mucho más del futuro, nosotros nos estamos regresando a trabajar con esquemas del pasado. Que si la reforma educativa … echarla pá’ bajo, que si el Aeropuerto … echarlo pá bajo que si la Reforma Energética, echarla pá’ bajo …  Cuando en el fondo, mi creencia es de que el voto por Andrés Manuel contundente, aplastante fue un voto más de insatisfacción que de contenido. Aglutinó muchas insatisfacciones dispersas y logró fundirlas todas en su persona de una manera muy hábil, pero al final del día creo que lo está demostrando, desde el arranque desde esta Legislatura, desde sus propias declaraciones, desde inicio como Presidente electo, pues trae más el chip de la vieja escuela priista que una escuela moderna.–Ante ese panorama, ¿cuál va a ser la mejor oposición?–Apoyar en todo lo que tenga un beneficio directo en la población que más urge, que son las personas que están marginadas de la política pública, pero también desenmascarar cualquier intento ficticio.–Es decir, ¿apoyar en la reducción del número de pobres?

–Sí, sí, todos los programas de apoyo social, de transferencias, de adultos mayores, pobres, personas con discapacidad, sin visibilizarlo eso como un caballo de troya para reconstruir una nueva hegemonía, ya no priista; si no de Morena, que es lo que me preocupa. Cuando te habla él [AMLO] de volver a poner los delegados, esa es una torpeza que lastima el pacto federal, pero cuando ves el perfil de los delegados que son operadores políticos, no son gente con trabajo social y que les vas a entregar todos los apoyos de la federación para que los entreguen de manera directa, esa es una trampa que está él urdiendo en toda la estructura para desplazar lo que era el PRI, como lo hizo en la Ciudad de México. Mi preocupación es que esto también es de no sólo con los programas sociales, sino te pongo el otro caso, 2021, que es la gran prueba del péndulo de la transición democrática, si va a seguir avanzando hacia este retroceso populista autoritario centralista o va a empezar a ceder a un equilibrio. Por la perversidad que lo caracteriza ya está anunciando esa supuesta revocación de mandato como una concesión democrática cuando en realidad lo que lleva otra vez, el veneno que contiene ahí, es que él quiere aparecer en la boleta otra vez. [Aparecer] en los seis millones de spots en el 2021 y artificialmente transferirles procesos electorales a sus 363 diputados que tiene ahorita. De otra manera, perdería la mayoría en la Cámara de Diputados. Muchos de los diputados, podrían perder por sí mismos, por su perfil, por su trayectoria… Muchos de ellos podrían perder el distrito de mayoría que ganaron en esta ocasión…–Que ganaron por la gran convocatoria de Andrés Manuel López Obrador …–Por la ola, por la ola … Y entonces se va a repetir la ola con la revocación de mandato. [AMLO] está jugando con las figuras hermosas de la democracia como es la consulta popular. La está prostituyendo. La consulta popular por el Aeropuerto es otro abuso, es una distracción. La consulta de la democracia directa que empodera al ciudadano para poder decidir de temas trascendentes de la vida política nacional, la manipula. ¿Por qué sobre el Nuevo Aeropuerto? ¿Por qué no sobre el Tren Maya? Él ya dijo que va a hacer un trenecito maya y le va a meter 160 mil millones de pesos. (Pero) el del Aeropuerto que está en camino, que vale 280 mil millones de pesos, lo pongo a consulta. ¿Por qué una inversión de 160 mil millones de pesos en un tren maya no la pones a consulta y la del Aeropuerto sí?–¿Hay demagogia ya, según usted?–Pues hay una perversa utilización de estas figuras para distraer a la gente que se la va a pasar discutiendo que si él es un fregón porque consulta o no, que si es un tonto porque eso no se consulta. El costo-país será de distracción… Es como en la caja china. En el ínterin irá haciendo todo este entramado de reconstitución de su capacidad política.
–¿Un ejemplo de ello es cómo Morena salvó a Manuel Velasco Coello, Gobernador con licencia, para que volviera a su investidura?–Qué desaseo, qué desfachatez. Ya está demostrando que no tiene el menor pudor de hacer lo mismo que hacía el PRI en sus peores épocas y haciéndose como que la virgen les hablaba, como que no pasaba nada.–En esta medida, ¿hay grandes esperanzas de que la Reforma Educativa sea revertida y la energía se encauce en un efectivo modelo o se trata de una promesa al aire
–Yo creo que la van a echar abajo. Y será un grave error. Creo que van a a abrir una Caja de Pandora que difícilmente van a poder cerrar. Hay dos dimensiones, una es la parte de cómo están afectado a la educación de nuestro país y a la capacidad que nuestros ciudadanos, los niños sobre todo, cuenten con un instrumento de movilidad social que se les va a negar porque vas a poner el foco en otra parte. El foco va a estar en el manejo de intereses de clientelas. No te estás metiendo a la parte sustantiva, sino a la parte adjetiva. La estás criticando porque no es una Reforma Educativa, es una Reforma Laboral. En ese sentido, lo que propongas va a ser una involución. En vez de que el Estado asuma la rectoría y un órgano constitucionalmente autónomo como el INEE fuera el que administrara la Educación, y a partir de ahí tomar decisiones … ¿Con qué me lo vas a sustituir? Con cualquier cosa que me lo sustituyas va a ser una pérdida. Y ese va a ser un costo. Además de todo eso, vas a revivir a actores, como la CNTE los vas a empoderar, vas a meter un conflicto intestino en el SNTE. Los vas a alimentar, los vas a radicalizar. Está de pronóstico reservado lo que va a suceder ese tema, no se augura nada positivo.–¿Más manifestaciones en contra de Elba Esther y más Oaxaca?–Todo eso. Los temas que estaban recesivos, ahora se van a volver dominantes.


–¿A qué está llamado el PAN en todo esto?–A tratar de entenderse en su dimensión del papel histórico que debe jugar en esta coyuntura. Desgraciadamente lo veo más distraído en sus dinámicas internas de acomodo y reacomodos … Ese es el tema. A eso está llamado el PAN, pero todavía no alcanzo a identificar con esperanza que estemos haciendo las cosas para que esto se logre. Va a venir una renovación de la dirigencia el próximo noviembre.–¿Quién debe dirigir al PAN?–Pues yo todavía no hablo de personas porque todavía no sale la convocatoria ni el registro de candidatos pero sí te hablo de que alguien que esté por encima de proyectos de grupo y de candidaturas para el 2024. Yo ya veo que los que están asomándose son los alfiles de quien está aspirando a ser candidato a la Presidencia en 2024 y eso es una estupidez el darle desde ahorita, matar al PAN, dedicarlo a un proyecto particular es justo no entender el reto, la dimensión, el compromiso que debemos tener en este momento tirando más a los ciudadanos que a nosotros mismos.–Si Morena, es el nuevo PRI, ¿qué es el PAN?–Si Morena es el nuevo PRI, eso nos ayuda a identificar el rol del PAN que es el mismo que hicimos durante todas las ocho décadas del PRI. (Es) un partido de oposición a ese autoritarismo presidencialista y populista. Lo que sucede es que es un regresar el reloj de la historia de la transición a 20, 30 o más años y este es un costo-país terrible.–Este presidencialismo exacerbado, ¿cómo lo piensa oponer desde el Congreso?–Mira, no vamos a tener poder de veto, el poder material de impedir que se apruebe algo que Morena decida o que AMLO proponga, pero sí el poder de posicionar y denunciar lo que esté en juego en cada uno … Y al final del día como en las novelas de detectives y de terror siempre debes preguntarte quién es el último beneficiario y aquí creo que la respuesta va a estar con mucha frecuencia coincidiendo en que al final del día, el proyecto de AMLO es un proyecto para beneficiar no a la población, sino a su aspiración de construir una nueva hegemonía política.

–¿Es una novela negra, entonces?–Es una …. (se ríe) Yo estoy preocupado, realmente triste, porque a los prolegómenos de esta cuarta transformación no les creo. Es el título engañoso de una nueva mitología que está poniendo conflictos con actores nuevos pero con conflictos viejos. Son el complejo de Edipo y Electra que se reviven con diferentes actores de manera consuetudinaria.–¿Edipo encadenado? ¿Edipo Rey? ¿Edipo en colono?–(Vuelve a reír) Es nada más la analogía … Sí creo que hay en los mexicanos un conflicto que no hemos dirimido y que no hemos procesado en nuestro inconsciente colectivo y que ahora vuelve a mostrar su cara dominante en esta expresión de la cuarta transformación, pero no es la mejor versión de nosotros mismos.–Usted Senador, y hablando de Literatura, parece un Quijote, se está convirtiendo como en el gran opositor del presidencialismo de AMLO, en lo que devino Morena, del  centralismo de la toma de decisiones, pero también de su partido, del PAN.–Sí. Un Quijote. Estoy ubicando muchas de nuestras campañas en aventuras quijotescas, idealistas.–¿Va cabalgando solo?–No, no estoy solo. Lo que estoy identificando es una serie de aliados, de Quijotes y Sanchos Panza en el PAN, en otros partidos y movimientos. Esto va a ser lo interesante. Encontrar una reconstrucción transversal de idealistas que coincidamos en este momento con esta visión. Ahí es donde creo que va a estar nuestra tarea hacer como un mapeo, pasar el screening, el radar a todo el país … Identificar personas, movimientos, actores que coincidan en lo fundamental … Y podernos articular en alguna red que funcione de manera permanente en algunas agendas.

–¿A Calderón y Margarita qué les debe pasar dentro del PAN y en el panorama nacional?–Este momento nos llama a todos a superar nuestros agravios con las personas y reencontrarnos en lo fundamental. Ese es el tema fundamental. Como todos los actores que hemos coincidido o los que ahorita estamos coincidiendo, superar las visiones que nos separan y que nos confrontan para buscar proteger y privilegiar las coincidencias y el proyecto de país y de futuro de hacer que este péndulo, que este reloj de la historia no se siga atrasando, sino que vuelva a recuperar el paso hacia un México más democrático. La pérdida de la elección no fue tan catastrófica como la pérdida de la batalla político ideológica. No sólo perdió Ricardo Anaya y perdimos muchas senadurías y diputaciones. Si no el camino de la transición democrática en la que íbamos avanzando nosotros y el PAN, entre muchos otros actores, pusimos como propuesta de futuro dejar atrás el presidencialismo con un Gobierno de coalición y un régimen semi parlamentario. Ese era el futuro. Distribuir de mejor manera el poder y democráticamente. Pero no sólo no logramos dar el siguiente paso, sino que la propuesta de AMLO nos regresa a concentrar el poder en un solo hombre.–Porque esa propuesta, la de la alianza del PAN con el PRD, fue increíble, ¿no le parece
–Sí, pero ni siquiera es “vamos a dejar las cosas como están” es regresar a concentrar el poder en un solo punto y en un solo hombre. En su partido, en el Gobierno federal, en las dos cámaras, así como en la mayoría de los congresos locales. Esta es una concentración del poder y la democracia. Nuestra democracia va a retroceder aunque sea con el discurso de beneficiar a los más, va a beneficiar a los menos, a un grupito muy selecto.–¿Otra vez a los ricos?–No, no, no es de clases, es político. AMLO y su reducido grupo de personas. Ese es el tema que veo como un retroceso y que nos va a costar mucho trabajo salir de él.–¿Quién tuvo la culpa de esto?–Pues yo creo que todos. Pero la campaña que tuvimos fue un despropósito. No se logró un proyecto más social, más equitativo de una distribución del poder. No supimos eso … Se concentró en una sola persona, Ricardo Anaya, y nunca se le dotó de contenido a esa propuesta. Sucedió lo contrario con Andrés Manuel. Él habló de un proyecto colectivo, pero al final, lo único que logró es vender a una persona que es su persona.

–Pero había campo propicio para que eso ocurriera y ahora, por favor, hablemos de la herencia de la Administración de Enrique Peña Nieto.–El momento era adecuado porque la gente estaba hasta el gorro del Gobierno de Peña Nieto y el PRI y quería un cambio. Y se le ofrecieron dos ofertas de cambio, pero optó por la oferta hacia el pasado y no un cambio hacia el futuro.–Concentrándonos en una sola crítica de lo que ocurrió en este sexenio, ¿cómo evalúa en términos de transparencia y corrupción a la Administración peñanietista?–Una de las más corruptas y de las que tienen mayor soberbia. Con una incapacidad de entender el problema y de identificar el gran agravio que han causado a la población.

–Entre todos los agravios, ¿cuál sería el que más le caló usted? Hay bastante: el socavón, la casa blanca, la corrupción de los Gobernadores …–La corrupción política. Lo de Duarte [César Duarte Jáquez, ex Gobernador de Chihuahua, el estado del Senador]. Ese pacto de impunidad de la clase política. Ese tratar de proteger a sus aliados en la corrupción política es lo que a mí y al pueblo de Chihuahua nos afectó más.–Hoy, ¿qué dice del Gobernador Javier Corral?–Está haciendo un gran trabajo combatiendo los actos de corrupción, pero ha enfrentado a una red de intereses muy poderosa que ha bloqueado todos los intentos de ir a fondo y que paguen los culpables. Los han protegido. Y que paguen en los dos sentidos, que paguen con cárcel y regresen lo robado. Javier Corral ha sido muy valiente y muy eficaz. Ha enfrentado a este Gobierno, ha encarado a la Secretaría de Hacienda, a la Fepade, a los medios y al propio Andrés Manuel… Ahora le toca a Andrés Manuel ver de qué está hecho. Si el discurso de combate a la corrupción tiene un contenido real y es congruente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *