Entre Comillas

Por: La Señora Karma

Lo que pudo ser un evento representativo de identidad cultural y que bien serviría para lucir al siempre presente presidente municipal, Fernando Bautista Dávila, quien ha dejado claro estar orgulloso de sus raíces chinantecas, fue una clara muestra de la desorganización y falta de visión que resaltó en la semana cultural con motivo de celebrar el Día de la lengua materna.

El mal presagio inició con una inauguración poco lucida, con stands colocados a destiempo y una escasa participación, donde solo uno que otro director de área se asomó.

Los bailes e intervenciones de escuelas y agrupaciones culturales no destacó, bien por la falta de interés de la ciudadanía, la poco difusión por parte del área especialmente dedicada a ello, difundir, o bien por las penumbras del parque sede de los eventos.

Sin mucho ruido paso la semana de la cultura, de la cual se habló hasta el penúltimo día, donde más de uno se quejó por la mala organización y el desatino de las autoridades al no prever que al invitar grupos artísticos debían proporcionar buenas condiciones y no una maloliente parte trasera del escenario donde tuvieron lugar sus presentaciones.

Luego de que las redes sociales fueran fuente de desahogo de quienes criticaron la denominada semana cultural, tal parece que tuvo su efecto entre las autoridades, mismas que en el cierre del evento trataron de remediar algunos puntos, como la falta de iluminación y la impuntualidad de la cual comenzaban a abusar.

Ni hablar, se le fue un buen escenario al presidente, donde una vez más podía hacer eso que casi no le gusta, destacar para mantenerse a la vista del pueblo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *