Padecimientos, clínicas y presupuesto: 5 datos sobre la atención a la salud mental de los mexicanos

TOMADA DE: ANIMAL POLITICO

 

Falta de atención, hospitales, capacitación y poco presupuesto son algunas de las claves para entender la situación de la salud mental en México.

Los trastornos mentales afectan a casi el 30 % de la población en nuestro país, pero solo uno de cada cinco recibe un tratamiento, de acuerdo con la Asociación Psiquiátrica Mexicana (APM).

Este Día Mundial de la Salud Mental, Animal Político te explica 5 datos sobre la atención médica en este tema:

Falta de atención

Un primer problema es que no hay concientización sobre los trastornos mentales en México, pues el 85 % de las personas enfermas no recibe atención, y quienes la reciben tardan desde siete, hasta 30 años en obtener un tratamiento, de acuerdo con la presidenta la Red Voz Pro Salud Mental, Dunia Pintado Inzundegui,

Además, en el caso de las personas enfermas que son internada, 67 % lo hace de manera involuntaria, de acuerdo con la misma organización.

Esta es una de las razones por las que organismos como la APM y la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) han resaltado la importancia de tener más profesionales en el tema, pues apenas el 11 % de las personas que tiene algún trastorno busca atención médica, psicológica o psiquiátrica.

Mexicanos con discapacidad mental, los más afectados por la discriminación

¿Dónde atender un trastorno mental?

En México existen 51 centros integrales de salud mental; 32 hospitales psiquiátricos para atender a cuatro mil pacientes y 54 villas de transición hospitalaria. Además, 19 estados cuentan con 10 % de hospitales generales con al menos una cama de psiquiatría, según el reciente informe de gobierno del presidente Enrique Peña Nieto.

Sin embargo, 26 entidades son las que cuentan con la infraestructura para atender a la población afectada. Por ejemplo, en el caso de Sonora se ha detectado que en el estado hay 1.3 psiquiatras por cada 100 mil habitantes, cifra distante a la sugerida por la OMS, según la doctora Soledad Rodríguez Verdugo, coordinadora de Enseñanza de la Asociación Psiquiátrica Mexicana.

Iniciativas como la Red Voz Pro Salud Mental CDMX ofrecen información y cursos de psicoeducación en el tema, así como enlaces a programas de gobierno.

Falta de presupuesto

Actualmente, el presupuesto federal para atender a personas con alguna discapacidad mental es de apenas 2 % de lo que se destina en salud.

Para el presidente de la Asociación Psiquiátrica Mexicana, Enrique Chávez- León, se debe aumentar al 5 %, así como incrementar el gasto en hospitales psiquiátricos, centros de atención comunitaria y servicios médicos en distintos grados.

En este sentido, para la doctora Shoshana Berenzon Gorn, investigadora del Instituto Nacional de Psiquiatría Ramón de la Fuente Muñiz, el tema no se ha vuelto prioritario en el presupuesto y los pocos recursos que se otorgan están mal distribuidos, pues “el 80 % del presupuesto en salud mental se va en mantener hospitales psiquiátricos porque ahí recae la atención. Se deben analizar las estrategias para reducir lo que se gasta en servicios de tercer nivel y ocuparlos en otras áreas”, dijo en el foro Situación Actual y Desafíos de los Problemas de la Salud Mental en México, organizado por la pasada legislatura hace un año.

Hasta el director general del Hospital Fray Bernardino Álvarez, Carlos Castañeda González, ha asegurado que el psiquiátrico trabaja con 60 millones de pesos de presupuesto operativo, “cuando otros institutos se gastan eso en un mes”.

Los expertos han señalado que es necesario un cambio en la política de salud, para “incorporar la atención de los problemas mentales como una media integrada a la prestación de los servicios de salud en general”.

Por su parte, la CNDH ha insistido en que un pendiente en el tema es la instalación de un Mecanismo Independiente de Monitoreo Nacional, para que la discapacidad psicosocial sea observada como un tema de derechos humanos también en el sistema penitenciario.

¿Cuales trastornos afectan a los mexicanos?

En 2020 la depresión será la segunda causa de discapacidad en el mundo, y la primera en países en vías de desarrollo como México, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

De acuerdo con el Centro de Estudios Sociales y de Opinión Pública (CESOP) de la Cámara de Diputados, es la depresión el trastorno por el cual más pacientes han dejado los centros de ayuda psiquiátrica.

Entre 2005 y 2015, más de 117 mil personas fueron hospitalizadas en México por depresión; 128,221 por trastornos relacionados con sustancia y drogas; 109, 808 por esquizofrenia y 67, 194 por trastornos mentales orgánicos.

De acuerdo con los expertos esto ha variado con el tiempo, por ejemplo, el director del psiquiátrico Fray Bernardino ha asegurado que la estancia de los ingresados ronda los 22 días. “Hoy ningún paciente se queda de por vida, como sucedía hace más de 25 años”.

El mismo informe del CESOP, arroja que 24.7 % de los adolescentes mexicanos se encuentran afectados por uno o más problemas de salud mental, siendo más frecuentes los trastornos de ansiedad, déficit de atención, depresión y el uso de sustancias, así como los intentos suicidas.

Capacitación y urgencias

El propio director del Fray Bernardino, Carlos Castañeda González, ha reconocido que el servicio de urgencias está saturado, por lo que considera que todos los hospitales psiquiátricos deberían prestar ese servicio.

Al respecto, el director del Consejo Mexicano de Psiquiatría, Ricardo Fernando Colín Piana, ha considerado que los psiquiatras deben presentar un examen de certificación para tratar a enfermos mentales, pues con pocos centros formadores “cualquier mejora en el tema es utópico”.

De acuerdo con Colín, hasta septiembre de 2016 había alrededor de 1,880 especialistas con certificación vigente de los 4,500 psiquiatras que existen, pues la mayoría trabaja de manera particular sin tener que acreditar la especialización.

De acuerdo con la Secretaría de Salud federal, en el último año se capacitaron 6,123 médicos de centros de salud, con el propósito de fortalecer la cobertura de atención a los trastornos mentales “con enfoque familiar, comunitario y respeto a los derechos humanos”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *