Vidas que trascienden: Don Gelo “Ejemplo de Honradez y buen cristiano”

De orígenes humildes, Fidencio Francisco, mejor conocido como “Don Gelo” es una persona que a través del trabajo y esfuerzo diario logró trascender sus propias limitaciones para convertirse en un ejemplo de honradez y buen cristiano para su familia y su comunidad.

ORIGENES Y FAMILIA

Nacido el 7 de marzo de 1950, Fidencio Francisco Acevedo es hijo de Fidencio Francisco Yescas y Francisca Acevedo Barrera. Durante sus días de juventud como cortador de caña, tuvo la necesidad de laborar en la comunidad del Porvenir donde conoció a su esposa y madre de sus 4 hijos.

“Mi esposa la conocí en un rancho que se llama el Porvenir, yo llegue por ahí, en ese tiempo trabajaba en el campo cortando caña y nos enamoramos, de novios nada más demoramos un mes, la tentación nos ganó como a uno y a otro y me la lleve, ya después nos casamos, como a los 10 años, por la iglesia y por lo civil”.

Aunque a sus suegros en primera instancia no les agradó su forma de actuar, al poco tiempo la aceptaron, sobre todo porque dio buen trato  y buena vida a su esposa, se condujo con respeto durante el tiempo que vivieron en el Porvenir.

“La relación con los suegros fue tranquila, me fui dando a querer, me fui ganando su confianza hasta llegar el grado que ellos me estimaban mucho, me tenían en primer lugar de sus yernos, me gane la voluntad de ellos, a través del tequio, así nos llevamos hasta el día de hoy, todavía vive mi suegra y nos viene a visitar, estuvo aquí cuando caí en cama”

Producto de su matrimonio con “Doña Silvia” tuvieron 5 hijos, Socorro la mayor, seguida de Juana, Rogelio, Fidencio y Emilio. Lamentablemente para la familia, Rogelio sufrió de Leucemia y después de ser diagnosticado falleció al mes y un día a la edad de 14 años.

“Se sintió algo porque era un muchachito muy apreciable, muy cariñoso, aquí con toda la gente se llevó muy bien el chamaquillo, lo querían mucho, el día que fue su entierro y su velorio fue muchísima gente, Don Miguel Ángel que estaba en vida nos prestó dos autobuses para llevarlo al panteón, lo llevamos hasta Chiltepec Oaxaca, fue muy amigable con todo el mundo a pesar de su corta edad”.

ABARROTES SANDRA IVETH

“Don Gelo”, recuerda que se juntó con “Doña Silvia” en 1972 y en 1978 se fueron a vivir a la colonia Moderna, durante ese tiempo trabajó primero como ayudante de albañil, después como albañil y también se dedicó a hacer trabajos de electricidad, plomería y fontanería.

6 años después de llegar a la colonia Moderna, en 1984 aproximadamente pidió un préstamo y junto a su esposa, lo primero que hicieron fue instalar una tiendita, desde entonces han pasado 33 años, durante los cuales tiendas han ido y han venido y Abarrotes “Sandra Iveth” se ha mantenido, ha llegado la competencia de las tortillerias modernas, donde ya venden abarrotes y sin embargo se ha mantenido, lo que la ha convertido en un ejemplo de constancia para todos sus vecinos.

Lo primero que vendieron fueron dulces, sabritas, golosinas y poco a poco surtieron de abarrotes y otros productos de electricidad, fontanería y carpintería.

“Lo principal es que como también me dedicaba a la electricidad, fontanería, a mí se me hizo fácil traer para mí, para mi uso, claro que sale un cliente que te dice, oye tienes esto, si tengo y ahí es donde me empecé a surtir tocante a lo que es electricidad, plomería, se me hace fácil traer, sino lo vendo, lo ocupo yo”

Es algo difícil, porque si uno se desvía, si ya cayó un dinerito y uno dice esto lo ocupo para zapatos,  ropa, cuando quieres surtir ya no hay, nosotros nos apretamos de todo eso, que vamos a pasear, es que hay que gastar, entonces eso que vamos a gastar, aquí nos hace falta, que si de vez en cuando nos damos una escapadita pero no todo el tiempo

Fidencio Francisco precisó que atender una tienda es difícil porque si se desvían las ganancias a cosas que en primera instancia parecen importantes pero no son urgentes, como zapatos, ropa, el tener un negocio cualquiera que sea, necesita sacrificios.

“Nosotros nos apretamos de todo eso, muchas veces también se ocupa ese dinero para pasear y hay que gastar, eso que se va a gastar, aquí nos hace falta, que sí, de vez en cuando nos damos una escapadita pero no todo el tiempo”

Destacó que tener una tienda es un trabajo esclavizante, se tiene que estar anclado al negocio, no descuidarlo, porque nunca faltan las personas que buscan sacar ventaja, que piden fiado pero que se niegan a pagar, eso lo hace más difícil porque al no generar dinero, se tiene que conseguir para volver a surtir el negocio.

 

Señaló que tiene una relación cordial con sus vecinos porque se resigna a que no le van a pagar cuando le deben y con ello se pierde la confianza para volver a fiar mercancía a este tipo de personas, porque muchas veces han regresado a pedir más con la promesa de pagar.

“Una persona me debía 480, empiezan con poquito, te piden 20 y a la semana vienen y te los pagan, te piden 50 pesos y te los pagan, ellos agarran confianza y uno también piensa esta persona es buena paga, llega el extremo en que si, se ponen a pedir de más llegan a 400 pesos y dicen si te lo pagó, pero no lo hacen, un día me encontré esa persona que me debía, le dije oye te estoy esperando cuando me vas a liquidar, yo en buenas palabras porque no soy bronquero ni nada de eso, y lo que me contesto fue, déjate de cosas porque lo que voy a hacer es irte a golpear mejor,  ándale entonces esto me gane por darte fiado,  pensé, no me sigas cobrando porque la próxima vez que me vuelvas a cobrar te voy a golpear, me volvió a decir,  y yo mejor dije, está bien que Dios te bendiga entonces, y ya no le volví a cobrar”.

Mi esposa fue llevando la tienda en lo que yo me iba a trabajar, ya después de que venia yo de trabajar, le decía, ya tu descansa y me ponía yo a atender y así no la hemos llevado,

“Don Gelo” comentó que mientras trabajaba, “Doña Silvia” estaba al frente de la tienda, cuando llegaba, el atendía. Hace aproximadamente 20 años se dio cuenta que la tienda daba suficientes ganancias para vivir, sin embargo no dejo trabajar en su oficio y con eso se ayudaba para el gasto diario y resurtir la tienda.

Detalló que 5 años después decidió dedicarse de lleno al negocio, para este entonces ya rebasaba los 50 años de edad, aunque las cosas el día son diferentes, por un lado ya no cuenta con el dinero extra que ganaba como albañil y en la actualidad aunque sigue el frente del negocio y aun es la cabeza de la familia cuenta con 67 años de edad.

Por muy difíciles que hayan sido los problemas o crisis que se le hayan presentado en la vida, nunca pensó en cerrar, “siempre he tenido fe en Dios, cuando estoy en un aprieto, le pido a Dios, al único que me pueda echar una mano, cuando me doy cuenta, ya superé”

Para el negocio de la tienda, los meses difíciles son julio y agosto, el tiempo de la guayaba, los clientes no tienen dinero y en consecuencia, “Don Gelo y Doña Silvia” no venden, a partir de septiembre, todo se vuelve a normalizar

LA FAMILIA

Combinar, el trabajo, la tienda y la familia, para Fidencio Francisco es algo que se fue haciendo costumbre, porque se debe ser responsable y por ello buscó la manera para darse abasto con todo y llevar todo en paz.

A sus hijos los educó a través de buenos consejos y a través del ejemplo, intento darles estudios, precuparse de ellos, cuando llegaban de la escuela les preguntaba que tarea tenían para ayudarlos, desgraciadamente, por diversas razones todos dejaron de estudiar a temprana edad.

Hoy en día disfruta de sus 9 nietos y 4 bisnietos, como abuelo y bisabuelo, “Se siente una maravilla, se siente uno feliz, que Dios me está dando la facilidad de verlos todavía, de tener toda la familia unida, están todo concentrados, me da gusto, me da orgullo sentirme alagado por ellos, sobre todo porque pensé que ya no iba a verlos, de dos años para acá que tuve dos infartos y ahora sí que me libre de la muerte”

CONSEJO A LOS JÓVENES EMPRENDEDORES

Según la experiencia de “Don Gelo”, el principal problema de los jóvenes que inician un negocio es la falta de fe y motivación, unas veces cierran porque trabajan en algo que no es su ramo y otras veces porque no estan dispuestos a sacrificarse.

“Tienen que apretarse bien el estómago, no gastar así nada más, evitar las deudas, o siempre estarán endrogados, tiene que buscar algo que te supere, a cualquier oficio que te dediques, ponerte la pilas, no gastar como quiera el dinero, porque es muy celoso, lo gastas en cualquier cosa y al rato que quieras resolver un problema, ya no tienes de dónde agarrar”.

“DOÑA SILVIA”

“Ella ha jugado un papel muy grande entre nosotros, como se dice cuando nos vamos a casar, en las buenas y en las malas ella no se me raja, ella está al 100%, nosotros para hacer una cosita cualquiera, primero nos ponemos de acuerdo, platicamos, mira vamos a hacer esto, si vamos a hacerlo, pero estamos los dos comprometidos, de que tenemos que salir adelante”

“Doña Silvia”, siempre lo ha apoyado, ha sido su compañera fiel, la que lo apoya e impulsa a enfrentar los retos y cumplir sus sueños y objetivos, como hace 6 años que tomaron la decisión de comprar un coche de agencia, para hacerlo se pusieron de acuerdo y ella vendía comida, que él entregaba en la papelera, así lograron sacar adelante la deuda del vehículo, además de pagar siempre con puntualidad, los recibos, de la luz y el teléfono.

CRISTIANO CATÓLICO

“Si nosotros si somos apegados a Dios, somos cristianos católicos, vamos a misa, vamos a una preparación, hasta ahorita yo llevo 15 años preparándome con la biblia, cualquier persona que viene de otra religión, yo los empiezo a terapiar también, ellos tienen una idea y yo tengo otra pero con la biblia en la mano”

Mencionó que la convivencia con sus vecinos es pacífica y de ello hay testimonio de la gente que los visita y les confían algunas situaciones personales, por lo que se siente a contento y a gusto.

 “Aquí vienen y dicen en aquella tienda nos tratan muy mal y yo digo así han de hablar de nosotros en otras tiendas”, finalizó mientras se le dibujaba una sonrisa en el rostro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *