Vidas que trascienden. Nohemí “La China” Alfonso Deceano “Una vida de Lucha y trabajo”

Noemí Alfonso, conocida como “La China” en el mercado Flores Magón, es una mujer fruto del esfuerzo y del trabajo, con una personalidad firme y desafiante, lo mismo ha luchado contra las limitaciones económicas de su niñez que contra las organizaciones y autoridades municipales, estatales y federales, una mujer que es respetada por la fuerza de sus pasos, de sus acciones y la huella que ha dejado, en su familia, el mercado y en los corazones de cada una de las personas que ha apoyado, sin buscar nunca, el lucimiento, la pompa o el poder, solo por la necesidad de devolver un poco de lo que Dios, la vida y Tuxtepec le han dado.

Orígenes

Nohemí Alfonso Deceano nació el 17 de septiembre de 1961, hija del matrimonio formado por  Antonio Alfonso Gómez, quien trabajaba en el campo y Nicomedes Deceano Amador, quien se desempeñaba como comerciante,  llegó a Tuxtepec a la edad de 9 años y desde esa edad sus padres le enseñaron el valor del trabajo.

Madre de 4 hijos, tres varones y una mujer, Iran, Abad, Karime y Denilson Noe, se casó desde muy joven, al poco tiempo se divorció por la infidelidad de su esposo, lo que provocó que se resintiera con los hombres, se aprovechó de su juventud y belleza para desafiar a los hombres, hasta que se encontró con José Antonio González Martínez, quien después de muchos intentos, logró conquistarla y hace 22 años se juntaron, se casaron a los 15 años de vivir juntos por el civil y apenas el 5 de marzo del año pasado se casaron por su religión, ahora son felices y agradece a Dios por el hombre que le dio.

“La vida me trató muy duramente en mi niñez, me case muy joven, me case con el primero que encontré, a los 15 años,  gracias a Dios me divorcie muy joven por la infidelidad de mi esposo, después de eso trabaje duramente por mis hijos, me daba tiempo de estar en el mercado porque tenía que trabajar para mis hijos”, recordó con tristeza.

Recuerda que llegaron a rentar una casa en la avenida Reforma, posteriormente en la calle Eliseo Jiménez a un costado del Mercado Flores Magón hasta que se hicieron de una lote en la colonia Oaxaca donde viven actualmente,  desde muy niña su madre que aún vive, tiene 90 años de edad, le inculcó el valor del trabajo, vendió casi de todo tamales, mole y pollo por las calles de aquel Tuxtepec tranquilo, donde se podía caminar sin correr grandes peligros.

“En este callejón Eliseo Jiménez – dice  mientras señala la calle que se encuentra prácticamente a un costado de su Cocina Económica donde pasa prácticamente todo el día en el mercado Flores Magón – viví con mi madre, ella vendía pollo, nos levantaba a las 4 de la mañana para que la ayudáramos a desplumarlos y antes de ir a la escuela nos mandaba a vender casa por casa, regresábamos al cuarto para las 8 de la mañana para jalar nuestro morralito, porque antes eso se usaba en lugar de las mochilas, para irnos a la Escuela Primaria Ignacio Ramírez”, institución de la que se siente muy orgullosa.

“Regresaba de la escuela y mi madre ya me tenía el platón de enchiladas, el platón de huevo cosidos y alfajores salía a venderlos, regresaba en la tarde y ya me tenía la cubeta de tamales, que salía a vender por 18 de marzo en donde el agua me daba hasta aquí – detalló mientras señalaba su cuello – con mi cubetita de tamales aquí arriba”, describió con un ademan que figuraba la cubeta sobre su cabeza sonriendo orgullosa del trabajo realizado.

Durante ese tiempo de trabajo, de su niñez donde contaba a penas con 9 años de edad, mientras recorría descalza las calles de Tuxtepec para vender lo que fuera para apoyar a sus padres a salir adelante, se encontró con un sinfín de personas que al ver su pobreza económica pero también sus ganas de salir adelante, su disposición a enfrentar el mundo con la mejor actitud y sin miedo a sus propias limitaciones, le tendieron la mano, la ayudaron de alguna u otra manera, personas que no olvida y por quienes guarda un profundo agradecimiento, como doña lucha, una güera que vendía budines en independencia, recordaba, ella le regalaba zapatos, mismos a los que les tenía que meter papel para que le quedaran.

“Para mi haber llegado a Tuxtepec es algo maravilloso, hoy traigo unos buenos zapatos porque he trabajado, porque he luchado, respetando siempre  los valores que mis padres me enseñaron”, y en la actualidad no solo trae zapatos, ya se dio la oportunidad de conocer algunos países de Europa como España, Alemania, y Panamá en Centro América.

Mercado Ricardo Flores Magón

La Vida de Noemí “La China” está prácticamente ligada al trabajo y al mercado Flores Magón, del que conoce toda su historia desde sus cimientos hasta sus necesidades actuales, tanto en temas de infraestructura como acerca de las necesidades de sus compañeros locatarios quienes la han acompañado en la lucha para buscar los mecanismos necesarios para hacer rentable mercado y atractivo para la ciudadanía.

“La China” recuerda cuando el mercado Flores Magón solo era un terreno lleno de pozas y árboles de mango, para la construcción del inmueble se realizaban reuniones en casa de Donato López, quien tuvo una maderería en Tuxtepec, a esta reuniones asistían sus padres, todos buscaban que el Ayuntamiento realizará la obra, ya no querían seguir vendiendo en las calles, por los riesgos y peripecias que esto significaba, fue Manuel Fernández el Presidente Municipal que escucho su solicitud y atendió sus demandas.

Noemí Alfonso destacó que debido a la escases económica de sus padres, al concluir la construcción del mercado, no pudieron pagar un local, por este motivo se tuvieron que conformar con vender comida en un fogón en las afueras del mercado, tiempo después Antonio Sacre Ebrahim construyó unos aleros, es decir colocó unas láminas donde era el patio del inmueble, construyó una barda perimetral, la mitad de block y la mitad con malla y fue así como tuvieron un lugar en el mercado Flores Magón.

Todo en la vida de Nohemí Alfonso Deseano ha sido una lucha continua, el amor, el trabajo, la familia y el mercado Flores Magón, se ha levantado las veces que se ha requerido de su lugar favorito de su Comedor Familiar para enfrentar organizaciones sociales como la UGOCP y hasta Presidentes Municipales para defender los intereses de todos los locatarios y el sustento de todas sus familias, entre sus más grandes adversarios se encuentran, la UGOCP, cuando vivía su fundador Margarito Montes Parra invadió el callejón Eliseo Jiménez, situación que perjudico a los locatarios del mercado, quienes no se quedaron cruzados de manos y les dieron batalla, en una episodio de esa lucha, secuestran a “La China”, se la llevan a la avenida libertad esquina con el boulevard Benito Juárez donde la jalonean y la golpean, con la sangre caliente y la adrenalina en su máxima expresión, ella les grita ¡Uno por uno cabrones! ¡Uno por uno! ¡Porque cuando sea Secretaria General del mercado los voy a correr a todos!, esas palabras a la postre más que gritos de una mujer desesperada, se convirtieron en una promesa, promesa que cumplió al pie de la letra.

El Mercado Flores Magón tuvo como aliado a César Toimil, personaje importante para sacar de forma definitiva a la organización social del callejón Eliseo Jiménez.

Para consolidar la rentabilidad del mercado y atraer a la ciudadanía, Noemí “La China” acompañada de la señora Nidia Roy, Doña Esther Aguilar, Don Manuel López y más locatarios que se le escaparon de la memoria, gestionaron en Oaxaca la instalación de una terminal de autobuses, de esta manera gran número del transporte foráneo, que hoy tiene sus terminales en otros puntos de Tuxtepec han pasado por el mercado, actualmente es terminal de los camiones que van para Usila, Jalapa de Díaz, Ojitlán, María Lombardo y Cerro de Oro, lo que también les ha ayudado es que el centro ha crecido hacia boulevard Benito Juárez, cerca del Flores Magón se han instalado, grandes tiendas comerciales, que abonan a la consolidación de esta zona comercial de Tuxtepec.

Aunque la UGOCP se retiró del callejón Eliseo Jiménez cuando era Presidente Municipal Diego Pacheco, “La China” manifestó que la organización recibía apoyo de él, prueba de ello eran los baños que el ayuntamiento le rentaba a la organización  en 1 mil 500 pesos, para evitar esta situación, los locatarios hablaron con las autoridades municipales y lo rentaron en 2 mil pesos para sacar a la UGOCP del mercado, mismos que pagaron solo dos meses, debido a que en una reunión de locatarios decidieron tumbar los baños, cuando la administración se enteró, ya no había nada que hacer.

“Ahí empezó a entrar un recurso para dar mantenimiento al mercado, actualmente con eso se paga luz, se paga un velador, porque el ayuntamiento no le da un mantenimiento, ellos dan mantenimiento al drenaje y servicios básicos, pero lo que es aquí en las instalaciones, si una lámpara se funde, nosotros la compramos”.

“La China y locatarios del mercado vs Diego Pacheco”

Poco después inició otra lucha, iniciaron las gestiones para la ampliación del Mercado Flores Magón y de esta manera dotar de espacios dignos a los comerciantes que se encontraban en el gallinero como eran conocidos los aleros que Antonio Sacre Ibrahim les había construido.

Fue a través de la Federación de Mercados que dirige Amancio Pérez Ruiz que se logró gestionar ante el Gobierno del Estado la construcción de la ampliación del mercado Flores Magón, misma que también se hizo ante la administración municipal que en ese tiempo presidia Diego Pacheco.

El Gobierno del Estado entrego su parte en especie, en materiales de construcción, la administración municipal tenía que entregar su parte en efectivo.

“El señor Diego Pacheco, Presidente Municipal, no quería dar el recurso, ya tenía 3 meses autorizado y no lo entregaba, hicimos una reunión en el mercado y decimos cerrar el mercado y encerrarlo a él, en ese tiempo la contadora Graciela Cruz Arano nos apoyó para saber cuándo lo podíamos encontrar, ellos tenían problemas en esa administración lo que nos favoreció muchísimo porque el recurso de 1 millón 100 mil pesos fue autorizado por el cabildo”.

“Encerramos a Diego Pacheco de las 10 de la mañana a las 3 de la tarde, es ahí cuando nos entrega un cheque por el 50% y nosotros lo entregamos a la constructora, porque esta obra se realizó por administración directa, por eso esta parte del mercado está bien construida con buena infraestructura, sabíamos que aquí íbamos a estar y teníamos que hacer las cosas bien, como si fuera nuestra casa”.

Las famosas cachetadas al Presidente Municipal

Al termino del trienio de Diego Pacheco, el cabildo autoriza 600 mil pesos al Mercado Flores Magón, pero el Presidente nunca dio nada, cuando Noemí “La China” fue a reclamar, él se encontraba reunido con representantes de la UGOCP y lejos de atenderla, provocó que los miembros de la organización la atacaran.

“Dios me alumbro el pensamiento, volteo y me doy cuenta que el cinturón de Diego Pacheco estaba flojo y le meto la mano y me hago un nudo con el (cinturón) y nunca me lo pudieron quitar, hay algo que quiero que quede claro, nunca le pegue una cachetada al señor Diego Pacheco, pero si lo jaloneé y lo puse bajo mis faldas, acabe sin zapatos entre tanto jalon, lo jale desde presidencia hasta el club rotario, nadie se acercaba a defender a Diego Pachecho, el único que se acercó fue Roberto López Molina, Chino López, quien me decía ¡Mujer, suelta a ese hombre lo vas a matar! Si lo suelto pero ponme un coche le respondí, porque yo pensé, si lo suelo me van a echar a la policía y me van a meter a la cárcel”.

Una vez que se sintió segura, lo soltó y subió al taxi, Diego Pacheco levantó cargos en su contra, sin embargo su dirigente Amancio Pérez la citó en Oaxaca donde se reunieron con el Procurador de Justicia, le dieron una tarjeta que entregó al subprocurador y eso evitó que tocará la cárcel.

“Hace como 4 ó 5 años, fui a comprar racimos de plátanos con Roberto López y ahí me saca una historia. Después del suceso con Diego Pacheco, se lo llevó a su casa y le dio dos copas de wisky, entonces el Presidente le dice ¡Pídeme lo que quieras porque tú me salvaste, creo que me quería matar! Ahí es donde le autorizan el camino de Santa Teresa de 25 millones de pesos, y yo le dije – oye Roberto van a tener que ponerme una placa porque no fuiste tú, fui yo la que consiguió ese recurso – .

La Anécdota

Cuando era Presidente Salinas de Gortari, visitó San Miguel de Candayoc, Macrina Ocampo quien fuera presidenta Municipal de San Juan Lalana la invitó al evento para que expusiera la problemática que enfrentaba con la UGOCP, Raúl Márquez “El Toluco”, familiar de Heladio Ramírez López que en ese tiempo era Gobernador le pidió que no entregará el documento a Salinas de Gortari, que iban a resolver el problema.

“Pero yo me monte y dije que lo iba a entregar, Macrina me consiguió un asiento adelante y cuando terminó el evento, me pare y me subí al templete, era yo delgaditita no me costó trabajo  subirme al estrado y le hago entrega de ese documento, él estaba acompañado por Ernesto Zedillo Ponce de León, poco después viene Lira y me dice mira tú fotografía, estaba entregando el documento a Salinas mientras Zedillo me miraba mi belleza que yo tenía de joven, ahí tengo la foto guardad quien sabe en donde”.

Familia

“Mi vida siempre ha sido el mercado Flores Magón, mis hermanos el médico veterinario y el médico internista son frutos del Mercado Flores Magón, ambos con sacrificios salieron adelante, pero al primero le toco dormir en la terminal Benito Juárez y lavar los carros porque no tenía para pagar la renta, sin embargo cuando tienes hambre, las letras entran”.

“La China” destacó que gracias al esfuerzo diario que han dejado en el Mercado Flores Magón, lograron adquirir un lote en la colonia Oaxaca donde viven actualmente,  después de tener una vida precaria donde todos sus hermanos tuvieron que trabajar desde niños para salir adelante, hoy han podido ofrecer una vida digna a sus familias, por ello le da gracias Dios, por iluminar a su madre para que los trajera a Tuxtepec.

Uno de los mayores logros y momentos más felices como madre de Noemí Alfonso Deceano fue el día que su hijo Abad se graduó como licenciado en Derecho de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca, consecuencia también del esfuerzo y trabajo diario en el Comedor “La Chinita” del Mercado Ricardo Flores Magón.

Nohemí Deceano con el trabajo de la cocina económica les ha dado estudios a sus hijos mayores y al menor que todavía se encuentra en su etapa académica.

“La China”, aprovecha este espacio para hacer un reconocimiento a su sobrina Juanita quien la ha acompañado a lo largo de 38 años, es su mano derecha en el comedor familiar que atienden en el mercado Flores Magón y quien ha estado con ella en las buenas y en las malas.

“Jesica, hija de Juanita y sobrina de la “China” es el fruto fresco del Mercado Flores Magón pues recientemente concluyó la carrera de arquitectura.

“Hablar de este negocio es hablar de una familia que llego a Tuxtepec y no se cruzó de brazos, una familia que no vino a robar, que vino a trabajar dignamente y que se hizo dignamente tuxtepecana”

Trabajo Social

“He hecho muchas obras sociales porque cuando ves la necesidad en la gente, sabes que de ahí provienes, porque no se nos debe olvidar nunca de dónde venimos, porque es cuando te duele ver a otro sufrir”.

De esta manera, “La China” ha sido gestora, abogada, psicóloga y lo que se ha necesitado ser para tenderle la mano al que solicita su ayuda, al que menos tiene, al que no se puede defender, al que no conoce, ha recuperado casas, gestionado andaderas, bastones, sillas de ruedas, recursos para pagar operaciones, exigido atención en el Hospital Regional, asimismo ha conseguido féretros para las familias que no tienen el recursos para dar santa sepultura a sus muertitos.

Sin embargo sabe que este trabajo no lo ha hecho sola, por ello agradece el apoyo, de quienes la han ayudado a ayudar, a la familia Triunfo Gómez, así como a Francisco Niño, Gustavo Pacheco Villaseñor, Irineo Molina, Jesús Hernández, Ángel Domínguez y a Lucía Mora, a quien muchos critican, pero que ella la apoyó y esto dio como resultado que una vida no se perdiera.

Sin duda alguna, la vida y lucha de Nohemí Alfonso Deseano tiene muchas más historias, muchas más anécdotas del bello y tranquilo pueblo que fue Tuxtepec, del río Papaloapan, del Mercado Flores Magón, del trabajo social y de la política de Tuxtepec, pero como ella misma dijo, hace falta más tiempo porque “La China” un tiene mucho por contar.

La china admite que de joven vivió muchas aventuras, muchas luchas “Pero ya cambie, mi vida es diferente porque conocí a Jesucristo, hoy ya no doy cachetadas, hoy les hablo de Dios a las personas”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *